El fabricante de equipos de telecomunicaciones Nokia reportó el jueves una sorpresiva pérdida en el primer trimestre en medio de una dura competencia en las nuevas redes inalámbricas 5G que se espera que aumenten sus negocios este año.

La compañía finlandesa dijo que su pérdida neta para el período enero-marzo fue de 116 millones de euros (130 millones de dólares), frente al beneficio de 83 millones de euros del año pasado. Las ventas incrementaron un 2% hasta los 5 mil millones de euros.

El CEO de Nokia, Rajeev Suri, señaló que se espera que los ingresos de las redes 5G más rápidas pero más caras “crezcan fuertemente” en la segunda mitad del año.

Indicó que el comienzo lento del año fue provocado por una competencia agresiva en la industria de la red, dominada por Nokia, Ericsson y Huawei en las primeras etapas del lanzamiento de 5G. Las empresas están bajo presión para ofrecer precios bajos para asegurar los acuerdos de la red 5G.

Los observadores de la industria informaron que Nokia y Ericsson están tratando de obtener ganancias ante los problemas de Huawei, que enfrenta obstáculos en muchos países debido a las preocupaciones, expresadas principalmente por EE.UU. de que su equipo puede ser utilizado para espionar y suministrar esa información al Gobierno de China.

Existe un riesgo, mencionaron los expertos, de que Nokia y Ericsson podrían presionar demasiado para capitalizar los problemas de Huawei al participar en una guerra de precios, erosionando de esta manera las ganancias, reseñó AP.

“El 5G (mercado) se encuentra en sus primeras etapas, el ecosistema aún no está maduro y Nokia se enfrenta a nuevos desafíos”, indicó Suri a analistas y periodistas en una conferencia telefónica.

“Pero en general vemos que las cosas mejoran de forma rápida y segura. Tenemos una cartera (de productos) que es única para la era 5G. Aún así, hay mucho trabajo por hacer en todas las áreas (negocios) pero el impulso está con nosotros “, expresó.

Las acciones de Nokia bajaron más del 9% en Helsinki.