La red 6G estará mucho más cerca de lo que creemos y para el cierre de esta década presente será una realidad casi presente para todas y todos. Al menos eso cree Nokia.

Proyectar el futuro se ha transformado en una cosa relativamente extraña, sobre todo considerando lo que ha sucedido con la historia de la humanidad en los últimos años entre 2020 y 2022.

Hay simplemente demasiadas variables que pueden alterar el curso de las industrias. Un ejemplo de ello lo tenemos hoy en día con la crisis de escasez de componentes y los múltiples retrasos en proyectos que presenta el sector de las tecnologías de la información.

Pero Nokia tiene ganas de soñar, de seguir adelante y de regalarnos un vistazo de lo que ellos creen que será el futuro de la humanidad en materia de telecomunicaciones. Claro, si no colapsa todo.

Así será la red 6G, según Nokia

Nokia, encabezados por su CEO, Pekka Lundmark, tuvieron una intervención en el World Economic Forum (WEF) 2022 en Davos.

Donde aprovecharon para compartir su punto de vista sobre el porvenir de la sociedad e industria con el arribo de la red 6G, que para el año 2030 alcanzaría su nivel operativo, y en ese mismo año llegará al mercado comercial:

“Para entonces, definitivamente el teléfono inteligente como lo conocemos hoy en día ya no será la interfaz más común en el mercado. Muchas de estas cosas se incorporarán directamente a nuestros cuerpos”.

Es lo que indicó Lundmark al hablar sobre su estimación de cómo se integrarían los visores de Realidad Mixta y otros dispositivos que se van desarrollando actualmente con miras al lanzamiento del metaverso y que necesitarían el uso de una red 6G.

Desgraciadamente el ejecutivo de Nokia no profundizó más sobre estas palabras con las que abordó el tema. Pero dejó en claro que bajo su perspectiva el mundo que presenciará el nacimiento de la red 6G será muy distinto al que conocemos hoy en día.

Aunque hay algunos indicios que desde ahora ya apuntan a esa dirección insinuada. Ahí está la existencia de Neuralink, el proyecto de Elon Musk que trabaja en la creación de dispositivos electrónicos que se pueden implantar en el cerebro.

Ese al parecer es el mismo futuro al que apunta la red 6G. Dentro de esta década, Lundmark imagina que habrá un “gemelo digital” de todo, lo que resultará en la necesidad de enormes recursos informáticos para sostener todo.

Aparentemente, estos modelos de gemelos digitales nos permitirán analizar lo que sucede en el mundo físico, simular posibles resultados, anticipar necesidades y luego tomar acciones productivas en el mundo real.

La red 6G será vital para este futuro que sí, parece sacado de una cinta de ciencia ficción.

Fuente: FayerWayer