El fabricante finlandés de equipos de telecomunicaciones Nokia O espera que Brasil sea el anfitrión de la subasta individual más grande del mundo para el espectro de quinta generación (5G) en 2020, dijo a Reuters un alto ejecutivo de la empresa.

Luego de asociarse con el operador estatal uruguayo Antel para desplegar la primera red 5G en América Latina, Nokia está enfocado en Brasil, su mayor mercado en la región, reseñó Reuters.

“Vemos la voluntad política de llevar a cabo una subasta de amplio espectro en el primer trimestre de 2020. Creo que es plausible decir que el gran regalo de Navidad en Brasil el próximo año probablemente será un teléfono inteligente 5G”, expresó Wilson Cardoso, jefe de tecnología de Nokia en una entrevista.

El regulador brasileño de telecomunicaciones, Anatel, aún está determinando las reglas para la subasta después de decidir en mayo que las frecuencias de 2,3 GHz y 3,5 GHz se asignarían a 5G. De acuerdo a la agencia, podrían añadirse otras bandas, como 26 GHz y 700 MHz, que admiten comunicaciones ultra confiables y de baja latencia adecuadas para uso industrial, a la misma subasta programada para marzo de 2020.

Si los cuatro se subastan juntos sería la licitación de espectro más grande del mundo para 5G, indicó Cardoso.

“Las joyas de la corona son sin duda 26GHz y 700MHz, pero cuanto más espectro disponible, menor es la especulación de precios entre los operadores”, explicó el directivo de la compañía tecnológica.

Nokia inició las pruebas de 5G en Brasil en febrero de 2018 con TIM Participacoes SA, la subsidiaria local de Telecom Italia SpA. Cardoso señaló que la empresa finlandesa también realizó pruebas con otros operadores, pero se negó a nombrarlos ya que los proyectos son confidenciales.

Al igual que la sueca Ericsson y la china Huawei, Nokia también está colaborando con Anatel antes de la subasta esperada, declaró Cardoso.