Desde hace meses la crisis global de chips está golpeando a la industria automotriz. En esta oportunidad los afectados son los fabricantes japoneses Nissan y Sukuzi, que según Reuters, podrían paralizar la producción en algunas de sus plantas a partir de junio.

Tres fuentes, que pidieron no ser identificadas, dijeron que Nissan detendrá sus actividades en su fábrica de Kyushu (sur de Japón) el 24, 25 y 28 de junio para realizar ajustes de producción durante el mes en sus plantas de Tochigi y Oppama ubicadas en suelo japonés.

Las personas agregaron que Nissan también suspenderá temporalmente la fabricación de algunos modelos en su planta de México.

Por su parte, Suzuki dejará inoperativas sus tres plantas situadas en la prefectura de Shizuoka en un período máximo a nueve días, según dos fuentes, que también se negaron a revelar su identidad ya que el plan no es público.

Sin embargo este plan “no ha sido confirmado”, según el portavoz de Suzuki Motor, que explicó que a pesar de que la compañía entregó su plan de producción provisional a los fabricantes de autopartes, aún está haciendo ajustes para minimizar el impacto de la escasez de chips.