Las consolas de Nintendo se coronan como las líderes en el sector siendo las más utilizadas en los hogares, seguidas por las de Microsoft y Sony, según un estudio basado en las viviendas que utilizan los servicios de la plataforma de gestión de comunicaciones personalizadas Plume.

El estudio, realizado por la propia plataforma, se llevó a cabo con el objetivo de explorar el ritmo al que los hogares equipados con Plume añaden videoconsolas a sus redes. Así, se han concentrado datos sobre la popularidad de las marcas de videoconsolas comparándolos con la llegada de Steam como competidor.

En este sentido, Nintendo se desmarca con el primer puesto, ya que suma un 41,3 por ciento de popularidad. Por su parte, Microsoft queda en segundo lugar, con un 38,2 por ciento. Así, estos gigantes del mercado de videojuegos intercambian sus posiciones en comparación con los datos de este mismo estudio en el año 2019.

El tercer lugar es para Sony, que disminuye su popularidad a un 19,7 por ciento. No obstante, Steam entra en el mercado con un 0,6 por ciento, de manera que se consolida como cuarta plataforma. Asimismo, el 0,2 por ciento restante está conformado por otras empresas del sector.

Por otra parte, Plume advirtió que, en general, hay un uso muy continuado de consolas en los hogares con sus servicios. El consumo medio diario de datos es 1,2GB para todos los dispositivos conectados. Sin embargo, las consolas superan con mucha diferencia esta marca.

En concreto, el consumo de datos está encabezado por Steam, que utiliza 9,2GB de media al día. En este caso, Nintendo se queda atrás en el consumo, con tan solo 0,6GB de media, mientras que Sony y Microsoft están a la par, superando aún así la media (4,7 y 4,8GB, respectivamente).

Según el director de Producto de Plume, David Huynh, entre estos datos destaca la entrada de Steam en lo que hasta ahora había sido un «triopolio muy establecido». Ahora, Steam ha comenzado a obtener cuota de mercado y sus usuarios «encabezan las tablas de uso de datos», subrayó Huynh.

Plume remarcó que hay que tener en cuenta la ralentización en el despliegue de videoconsolas. Este comportamiento se remonta a la pandemia por la Covid-19, cuando el número de consolas requeridas de las principales marcas se ha visto disminuido, al menos en los hogares que utilizan Plume.

Este contexto se enmarca en un problema con el suministro de componentes, pero también podría estar relacionado con el hecho de que se han introducido pocas consolas nuevas para refrescar el mercado, según expresó Plume.

Fuente: Portaltic