Desde el lanzamiento de Animal Crossing: New Horizons en marzo, diversas marcas aprovecharon el mundo virtual para impulsar sus productos y servicios. Dentro del universo del videojuego es posible cualquier cosa, desde vender ropa y calzados, hasta organizar votantes.

 

Sin embargo, de ahora en adelante, la compañía exigirá no utilizar el videojuego como herramienta de mercadeo, y será radical con la exigencia de mantener la política fuera de Animal Crossing.