Luego de una pérdida sustancial de suscriptores durante el primer trimestre del año, y la espera de aún más durante estos meses, Netflix comenzó a implementar una serie de cambios controversiales.

Uno de estos fue un cobró adicional por compartir contraseñas fuera de casa. Esto inició su periodo de prueba en Perú, Costa Rica y Chile no hace mucho. Sin embargo, esta medida comenzó con el pie izquierdo, ya que las autoridades de estos países han cuestionado su uso.

Todo empezó cuando en abril de este año, el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual de Perú le pidió a la compañía de streaming definir “hogar”, antes de cobrar dicha cuota extra. De esta forma, Netflix sería capaz de evitar problemas futuros con sus usuarios, quienes en su momento no estaban al tanto de este aumento. Esto fue lo que se comentó al respecto:

“El actual desarrollo de la plataforma de streaming forma parte de la información que tomaron en cuenta los usuarios al momento de determinar su elección de consumo”.

Junto a esto, las autoridades de Perú se reunieron con las de Costa Rica y Chile para asegurar que Netflix proporcione la información oportuna para el consumidor. En respuesta, la compañía de streaming emitió un comunicado en donde definió “hogar” como el mismo edificio en donde las personas viven.

Lamentablemente, los consumidores de Netflix de Perú han mencionado que dos meses después de que se anunció la política de cobro extra, “no han recibido mensajes uniformes sobre los nuevos cargos ni parecen estar sujetos a las mismas políticas”.

Antes de empezar a cobrar de más, Netflix necesita aclarar muchos detalles. Para esto es el periodo de prueba. Con estos países, la compañía está aprendiendo todo lo que necesita para que cuando el cobro mundial comience, no se presenten inconvenientes de todo tipo.

Fuente: Atomix