Netflix incrementará sus precios en Estados Unidos entre 13% y 18%, su mayor subida desde que la empresa lanzó su servicio de streaming hace 12 años. Los usuarios en alrededor de 40 países latinoamericanos donde Netflix cobra en moneda estadounidense también se verán perjudicados, con excepción de mercados internacionales clave como México y Brasil.

Su paquete más popular es el que tendrá mayor alza al subir de 11 dólares a 13 dólares mensuales. Este plan ofrece streaming de alta definición y puede disfrutarse en dos dispositivos diferentes conectados a internet. Incluso con la tarifa más alta, el plan sigue por debajo del servicio de streaming de HBO, que tiene un costo de 15 dólares al mes.

El ingreso adicional ayudará a Netflix a pagar su gran inversión en programas y películas originales, y a financiar la enorme deuda que ha conseguido para alejar a la competencia del mercado como Amazon, Disney y AT&T.

(Foto Den of Geek)

Por cuarta vez Netflix aumenta sus precios en Estados Unidos, la más reciente ocurrió a finales de 2017. Aunque en esta oportunidad, es la primera vez en que sus costos afectarán a los 58 millones de suscriptores en el país, el número de usuarios que la compañía reportó en septiembre.

Anteriormente Netflix ofrecía un plan básico por 8 dólares mensuales y elevaba sus tarifas en los planes más completos con mejor calidad de video y opciones para hacer streaming paralelamente en diferentes dispositivos. Ahora el precio para el plan más bajo se ubicará en 9 dólares al mes. Mientras que el plan premium que ofrece ultra alta definición (4K) pasará de 14 dólares al mes a 16.

Los nuevos montos perjudicarán a todos los nuevos suscriptores y, en los próximos tres meses, se implementarán en los clientes existentes.

¿Adiós suscriptores?

El aumento de precios podría separar a suscriptores y posiblemente causar una oleada de cancelaciones. En 2011, Netflix obtuvo una respuesta negativa cuando separó su servicio de streaming de su más antiguo servicio de entrega de DVD por correo, que resultó en un incremento de 60% para quienes querían mantener ambos planes, por lo que perdió 600 mil clientes. En ese año, la empresa registró 23,5 millones de clientes, una cifra que hoy se ubica en 140 millones de usuarios.

Inquietantes por la fuerte competencia y la capacidad de la empresa estadounidense de sostener su liderazgo en los servicios de streaming, han provocado que sus acciones descendieran 21% de su nivel máximo de 423,21 dólares en junio pasado.