NASA cuenta con el rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity para la exploración de la superficie y los cielos de Marte, pero ¿cómo llegar a zonas más complicadas? Aquí entra en juego el proyecto TeachBot, en desarrollo por la Universidad de Stanford.

La agencia aeroespacial norteamericana dio a conocer este año mayores detalles sobre ReachBot, incluyendo una representación gráfica de cómo será.

Marco Pavone, su creador, explicó en un comunicado de la NASA que el robot “es una plataforma de manipulación móvil y movilidad que aprovecha los brazos extensibles livianos para lograr un gran alcance con una huella pequeña”.

De acuerdo con el profesor asociado de aeronáuticas y astronáuticas, sus características le brindan “un acceso único a superficies empinadas, verticales y colgantes en cuevas marcianas”.

Hasta ahora van dos fases de desarrollo de ReachBot:

En la primera se investigaron aspectos clave de viabilidad para la misión de exploración de cuevas, destacando la forma de trabajo y agarre del robot.

Para la segunda, se refinan y aumentan los estudios de factibilidad de la primera, enfocados en la solidez del sistema y la validación del concepto de extremo a extremo.

Ambas fases recibieron financiamiento de la NASA, y en los próximos dos años se trabajará en simulaciones 3D, un prototipo de robot y el desarrollo de estrategias para evitar que sufra daños en su labor en el planeta rojo.

En esto último incluyen experimentos en cuevas en Nuevo México o California.

La superficie de Marte “abre las puertas” a la exploración de ReachBot de la NASA

Ashley Strickland, de Space’s Next Chapter de la CNN, señala que la mejor oportunidad de encontrar evidencia pasada o presente de vida en Marte necesita la exploración de su superficie, al menos, 2 metros por debajo.

“Marte tiene una atmósfera increíblemente delgada”, señala Strickland, “lo que significa que la superficie del planeta rojo es bombardeada por radiación de alta energía del espacio, y eso podría degradar rápidamente sustancias como los aminoácidos que brindan evidencia frágil de vida”.

Las cuevas de Marte podrían contener recursos como el agua, además revelar más sobre la historia del planeta y ser refugios para la evidencia de vida microbiana.

ReachBot no solo enviaría datos al rover de la NASA, sino que contaría también con un sistema de cinta transportadora para recolectar muestras y enviarlas a la superficie.

Stephanie Newdick, de Stanford, compañera de Pavone, señala que “las cuevas son ambientes riesgosos, pero son científicamente interesantes. Nuestra idea para este robot es llegar lejos antes de que la gente llegue allí para hacer ciencia interesante y explorar el área”.

Fuente: FayerWayer