Amazon está en la búsqueda de nuevos talentos y compañías emergentes para extender el alcance de su servicio de voz Alexa, especialmente en el ámbito del cuidado a personas de la tercera edad, anunció este miércoles un ejecutivo de la compañía desde el Congreso Mundial de Móviles (MWC por sus siglas en inglés) de Barcelona.

“Necesitamos la creatividad de personas externas”, señaló el responsable de Alexa, Max Amordeluso durante una conferencia en el Four Years from Now (4YFN), el evento de emprendimiento en el marco del MWC donde insistió en la “oportunidad de negocio” que ofrece la empresa.

Amazon puede pagar por un servicio desarrollado por otra persona o empresa para Alexa y que cree herramientas que ayuden a la población a vivir de forma más independiente”, agregó el directivo quien brindó varios ejemplos sobre los potenciales usos del dispositivo cuyo servicio se incluye ya en casi todos los nuevos productos del gigante estadounidense  que está disponible en 40 países.

Según Amodeluso, el sistema Alexa es “una gran oportunidad para hacer el bien desde la tecnología”, por ejemplo “facilitando la vida de pacientes de un hospital” con comandos de voz que permitan subir o bajar una persiana o cambiar el canal de televisión a un paciente que no pueda moverse, reseñó EFE.

Otra de las aplicaciones que Amazon busca desarrollar serviría para asistir a los adultos mayores que pasen mucho tiempo solos en casa o que padezcan enfermedades mentales y ofrecerles una vida “más independiente”.

Para esto, el dispositivo inteligente respondería a preguntas cotidianas como “¿está bien cerrada la puerta?”, crearía juegos de memoria o incluso controlaría el tipo de medicación que la persona deba tomar.

El sistema de inteligencia artificial que quieren desarrollar sería hasta capaz de notificar a emergencias si detectase que el usuario ha sufrido un accidente doméstico.

“No digo que sea un sustituto de la compañía humana”, aclaró Amordeluso, “pero existe un gran poder en el hecho de hablar en voz alta y Alexa puede ser una ayuda para mucha gente”.

Otro de los aspectos en los que está trabajando la compañía estadounidense es mejorar la capacidad y el ritmo de aprendizaje de Alexa, para que se haga “emocionalmente más inteligente”.

Max Amordeluso espera que en cuatro años el dispositivo sea capaz de entender se siente el usuario y lo que desea y que tenga más noción del contexto en el que se encuentra para que se comporte de una forma en su casa y de otra en el coche o en la oficina.

Hasta el momento y entre otros servicios, Alexa es capaz de leer y responder correos electrónicos, colocar música o encender y apagar luces mediante comandos de voz.

Cabe destacar que la creación de Alexa se inspiró en el ordenador de la nave Star Trek.

Utiliza tecnología de “aprendizaje automático” y su sistema opera en la nube.