Elon Musk dijo el miércoles que espera que un chip cerebral inalámbrico desarrollado por su compañía Neuralink comience los ensayos clínicos en humanos en seis meses, después de que la compañía no cumplió con los plazos establecidos por él.

La compañía está desarrollando interfaces de chips cerebrales que, según dice, podrían permitir que los pacientes discapacitados se muevan y se comuniquen nuevamente, y Musk agregó el miércoles que también se enfocará en restaurar la visión.

Con sede en el Área de la Bahía de San Francisco y Austin, Texas, Neuralink ha estado realizando en los últimos años pruebas en animales mientras busca la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para comenzar ensayos clínicos en personas.

«Queremos ser extremadamente cuidadosos y estar seguros de que funcionará bien antes de colocar un dispositivo en un ser humano», dijo Musk durante una muy esperada actualización pública del dispositivo.

Al hablar ante una multitud de invitados selectos en una presentación en la sede de Neuralink que duró casi tres horas, Musk enfatizó la velocidad a la que la compañía está desarrollando su dispositivo.

«Al principio, el progreso, particularmente en lo que se refiere a los humanos, parecerá tal vez angustiosamente lento, pero estamos haciendo todo lo posible para llevarlo a escala en paralelo», agregó. «Entonces, en teoría, el progreso debería ser exponencial».

La FDA no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Reuters.

Las dos primeras aplicaciones humanas dirigidas por el dispositivo Neuralink serán restaurar la visión y permitir el movimiento de los músculos en personas que no pueden hacerlo, dijo Musk. «Incluso si alguien nunca ha tenido visión, nunca, como si hubiera nacido ciego, creemos que aún podemos restaurar la visión», dijo.

El evento estaba originalmente planeado para el 31 de octubre, pero Musk lo pospuso solo unos días antes sin dar una razón.

La última presentación pública de Neuralink, hace más de un año, involucró a un mono con un chip cerebral que jugaba un juego de computadora solo pensando.

Musk, que también dirige el fabricante de vehículos eléctricos Tesla, la empresa de cohetes SpaceX y la plataforma de redes sociales Twitter, es conocido por sus elevados objetivos, como colonizar Marte y salvar a la humanidad. Sus ambiciones para Neuralink, que lanzó en 2016, son de la misma gran escala.

Quiere desarrollar un chip que le permita al cerebro controlar dispositivos electrónicos complejos y eventualmente permitir que las personas con parálisis recuperen la función motora y traten enfermedades cerebrales como el Parkinson, la demencia y el Alzheimer. También habla de fusionar el cerebro con inteligencia artificial.

Neuralink, sin embargo, está retrasado. Musk dijo en una presentación de 2019 que tenía como objetivo recibir la aprobación regulatoria para fines de 2020. Luego dijo en una conferencia a fines de 2021 que esperaba comenzar las pruebas en humanos este año.

Neuralink ha incumplido repetidamente los plazos internos para obtener la aprobación de la FDA para comenzar los ensayos en humanos, dijeron empleados actuales y anteriores. Musk se acercó a su competidor Synchron a principios de este año sobre una posible inversión después de que expresó su frustración a los empleados de Neuralink por su lento progreso, informó Reuters en agosto.

Synchron cruzó un hito importante en julio al implantar su dispositivo en un paciente en los Estados Unidos por primera vez. Recibió la autorización regulatoria de Estados Unidos para ensayos en humanos en 2021 y ha completado estudios en cuatro personas en Australia.

Fuente: Reuters