El multimillonario Elon Musk dijo el martes que dejará el cargo de director ejecutivo de Twitter Inc una vez que encuentre un reemplazo, pero seguirá dirigiendo algunas divisiones clave de la plataforma de redes sociales.

«¡Renunciaré como director ejecutivo tan pronto como encuentre a alguien lo suficientemente tonto como para aceptar el trabajo! Después de eso, simplemente dirigiré los equipos de software y servidores», escribió Musk en Twitter.

La adquisición de Twitter por 44 mil millones de dólares de Musk en octubre ha estado marcada por el caos y la controversia, y algunos inversionistas cuestionan si está demasiado distraído para administrar también correctamente su fabricante de automóviles de vehículos eléctricos Tesla Inc, en el que está personalmente involucrado en la producción e ingeniería.

Esta es la primera vez que Musk menciona su renuncia como jefe de la plataforma de redes sociales, luego de que los usuarios de Twitter votaron por su renuncia en una encuesta que el multimillonario lanzó el domingo por la noche.

En la encuesta, el 57,5 % de alrededor de 17,5 millones de personas votaron «sí». Musk había dicho el domingo que cumpliría con los resultados. No ha proporcionado un marco de tiempo sobre cuándo dejará el cargo y no se ha nombrado ningún sucesor.

Los resultados de la encuesta coronaron una semana vertiginosa que incluyó cambios en la política de privacidad de Twitter y la suspensión, y restitución, de las cuentas de los periodistas que provocaron la condena de organizaciones de noticias, grupos de defensa y funcionarios de toda Europa.

Musk proyectó que el flujo de efectivo de Twitter alcanzará el punto de equilibrio en 2023, tuiteó un reportero de Bloomberg el miércoles, citando comentarios hechos en una sesión de Twitter Spaces.

Musk atribuyó la proyección a las medidas de reducción de costos que ha emprendido recientemente en la plataforma de redes sociales, tuiteó Bloomberg.

Los pedidos de Wall Street para que Musk renuncie han estado creciendo durante semanas y recientemente incluso los alcistas de Tesla han cuestionado su enfoque en la plataforma de redes sociales y cómo podría distraerlo de dirigir el fabricante de vehículos eléctricos.

Musk mismo ha dicho que tenía demasiado en su plato y que buscaría un CEO de Twitter. Sin embargo, dijo el domingo que no había un sucesor y que «nadie quiere el trabajo que realmente pueda mantener vivo a Twitter».

Fuente: Reuters