El protagonista de la recordada serie juvenil, Beverly Hills 90210, murió la tarde de este lunes tras no poder recuperarse de un derrame cerebral que le hizo ingresar de emergencia a una clínica de California el pasado miércoles.

Según sus representantes, la estrella se mantuvo sedada con la esperanza de que su cerebro se recuperara del trauma causado por el derrame. Sin embargo, parece que el daño era demasiado extenso, así lo informó el portal de noticias TMZ.

Luego conocerse la gravedad de Perry, sus compañeros de la serie Beverly Hills, se pronunciaron en redes sociales, le enviaron ánimo y apoyo al actor de 52 años.

La carrera de Luke Perry despegó en los 90, cuando saltó a la fama al interpretar el personaje de Dylan McKay, en la exitosa serie juvenil producida por Aaron Speeling.

La teleserie causó sensación en el público adolescente de los 90, alrededor de todo el mundo y convirtió a Perry en un ídolo de la pantalla. Actualmente, interpretaba al padre de Archie en la serie Riverdale, y tenía previsto un posible retorno a nueva producción de Beverly Hills producida por Fox.

El próximo proyecto de Perry en la gran pantalla, que está pendiente de estreno, es Once Upon a Time in Hollywood, dirigido por Quentin Tarantino. Tenía dos hijos, Jack y Sophie, y estuvo casado con Rachel Sharp desde 1993 a 2003