El cantante de The Prodigy, Keith Flint, fue hallado muerto este lunes a los 49 años en su casa de Essex, al este de Inglaterra. Las autoridades fueron notificadas esta mañana por una vecina y al llegar al sitio, el artista estaba muerto. Se esperan los reportes forenses para establecer la causa del deceso.

Flint, apenas regresaba de una gira por Australia y tenía planeado un tour por los Estados Unidos.

El vocalista se incorporó a la banda The Prodigy a finales de los años 90 y juntos grabaron tres discos The Fat of The Land, Invaders Must Die y The Day Is My Enemy. El grupo musical estrenó su último disco, No Tourists en el 2018.

Los miembros de la banda expresaron en un comunicado su “profundo shock y tristeza” por el fallecimiento de Flint, al que calificaron de “un pionero, innovador y leyenda”.