La empresa portuguesa de textiles, Adalberto, lanzó al mercado una mascarilla capaz de desactivar microorganismos como SARS y COVID de su superficie.

Su tecnología textil de fabricación incluye capas de varias telas que repelen el agua e introducen la punción bacteriana a través de cargas estáticas en el tejido. Según voceros de la compañía, la mascarilla valorada en 10 Euros, es capaz de resistir hasta 50 lavadas sin perder su eficacia.