La NASA retrasó el lanzamiento de su dron Dragonfly destinado a volar a Titán hasta 2027 debido a factores externos, incluido el COVID-19 que impactó el presupuesto de la agencia espacial.

 

La misión Dragonfly tiene como objetivo explorar la luna de Saturno para buscar los componentes básicos de la vida.