Recientemente Microsoft adquirió el  estudio desarrollador de videojuegos Activision Blizzard por la  suma de $70 mil millones y el CEO DE Microsoft Satya Nadella, declaró que tienen un gran reto en la rehabilitación de la cultura de Activision.

En relación a estas declaraciones y al hecho en si de la compra ,analistas y expertos aseguran que para lograr dicha rehabilitación, se requerirá  que Microsoft se desvíe de su enfoque habitual de no intervención en las adquisiciones para abordar lo que equivale a un trabajo de «limpieza» de arreglar el famoso fabricante de la franquicia de juegos «Call of Duty», que enfrenta múltiples acusaciones de acoso sexual y mala conducta.

Analistas afirman que Microsoft ha permitido tradicionalmente que las empresas que adquiere funcionen de forma autónoma, tal es el caso de LinkedIn, GitHub, Skype y Mojang, el creador de la serie de videojuegos Minecraft con sede en Estocolmo, empresas a las que no se les ha visto cambios importantes desde sus adquisiciones.

Con Reuters