Microsoft presentó esta semana un plan de trabajo híbrido, con el cual su fuerza laboral podrá distribuir su carga a partes iguales entre el trabajo remoto y el presencial, una vez que las oficinas abran sus puertas.