Desde el lanzamiento de la Microsoft Band 2, una pulsera lanzada en octubre de 2015 con la promesa de sincronizar e interpretar los datos de nuestra salud personal, la compañía no ha profundizado su abertura en el campo de los wearables.

No es hasta ahora, tres años después que Microsoft incursiona nuevamente en este mundo y patenta una pulsera de estimulación terapéutica para los temblores que produce el Parkinson.

Motores hápticos con fines medicinales

Las característica principal presentada en la patente describe un dispositivo con diversos motores hápticos, que funcionarían en conjunto con una serie de sensores para aminorar los síntomas de los pacientes de Parkinson.

Estos motores son los que contienen las consolas  y los smarthphones, ahora incluidos en un brazalete que utiliza la actuación háptica para la estimulación terapéutica.

La pulsera buscaría dar solución a los movimientos involuntarios que presenta este enfermedad en las personas en una articulación específica. Otros de los síntomas de este padecimiento es la lentitud en los movimientos y rigidez en los músculos que pueden dificultar la relación de actividades cotidianas.

Este nuevo invento original de Microsoft podría incluir Wi-Fi y Bluetooth con el fin de hacerla compatible a otro dispositivo portátil para controlar distintos parámetros y gestionar los datos que la pulsera pudiese obtener.

Por ahora, es solo una patente que nos indica el interés que tiene Microsoft de dar solución a la problemática entre los pacientes con Parkinson, y que esperamos ver materializada para el 2019.