Los piratas informáticos del gobierno ruso llevaron a cabo recientemente múltiples operaciones de espionaje cibernético contra países aliados de Ucrania desde su invasión en febrero, dijo Microsoft en un informe el miércoles, que ilustra la escala de las actividades de piratería en curso de Moscú.

“Los aspectos cibernéticos de la guerra actual se extienden mucho más allá de Ucrania y reflejan la naturaleza única del ciberespacio”, dijo el presidente de Microsoft, Brad Smith, en el informe.

Los investigadores ya habían rastreado una serie de ataques cibernéticos destructivos contra entidades ucranianas hasta grupos de piratería respaldados por el estado ruso desde que comenzó el conflicto. Ahora descubrieron que 128 organizaciones en 42 países fuera de Ucrania también fueron atacadas por los mismos grupos en ataques sigilosos centrados en el espionaje, según el informe.

Muchos de estos recientes esfuerzos de intrusión estaban dirigidos a Estados Unidos, escribieron los investigadores de Microsoft, pero varios países miembros de la alianza militar OTAN, que ha brindado un apoyo crítico a Ucrania en medio del conflicto, también fueron atacados.

Esto incluye organizaciones con sede en Polonia, Letonia, Lituania, Dinamarca y Noruega, así como en Finlandia y Suecia, que han expresado su deseo de unirse a la alianza de la OTAN en los últimos meses.

“El objetivo parecía ser en su mayoría gobiernos, aunque también incluía grupos de expertos, grupos humanitarios y proveedores de infraestructura crítica”, señala el informe.

La embajada rusa en Washington no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Con Reuters