Vamos a terminar el año y seguiremos hablando de la disputa entre Microsoft y Sony. El motivo ya sabéis cuál es: la adquisición de Activision Blizzard por parte de los de Redmond, que plantean hacerse con el enorme conglomerado de estudios y sagas por una cifra que roza los 70.000 millones de dólares. El anuncio original fue la gran noticia del año, y durante los últimos meses raro es el día en el que no conocemos nuevos detalles sobre la operación.

Sony (PlayStation) ha mostrado en todo momento su negativa a que la compra se lleve a cabo, ya que franquicias como Call of Duty podrían dar lugar a que sus ingresos anuales,y por tanto, su futuro, se vean afectados sensiblemente. En plena batalla con diferentes organismos de por medio (CMA, FTC, entre otros), ambas empresas han presentado argumentos para defenderse, aunque a veces ha parecido que se trataba de un ataque a su rival, y el más reciente no va a dejar indiferente a nadie.

Sony ha bloqueado Final Fantasy VII Remake en Xbox, según Microsoft

El remake de la séptima entrega de la saga de Square Enix debutó en exclusiva para PS4, junto a un cartel que hacía referencia a un período de exclusividad temporal. En ese momento quedaron varias dudas en el aire: ¿a qué otras plataformas llegaría? ¿cuándo y bajo qué condiciones? El juego terminó llegando a PC, pero hasta ahora no se ha contemplado la posibilidad de que salga en consolas Xbox, y eso que el próximo mes de marzo se cumplirán 3 años desde su lanzamiento.

Como parte del informe enviado a la CMA, Microsoft acusa a la compañía japonesa de exigir la exclusión de varios juegos que no llegarán a Xbox, y uno de ellos es Final Fantasy VII Remake, probablemente el caso más sonado de todos si tenemos en cuenta que Xbox cuenta con otros muchos juegos de la franquicia. De paso, también cita a otros como Bloodborne y los futuros Final Fantasy XVI y Silent Hill 2 Remake, ambos exclusivos de consola en PS5.

Fuente: MeriStation