Un grupo vinculado al gobierno ruso desarrolló versiones falsas de seis páginas web -algunos relacionados con políticas públicas y el Senado de EE.UU. – con la finalidad de piratear las computadoras de aquellas personas que fueron engañadas para que visitaran los portales, dijo Microsoft que este lunes por la noche descubrió y deshabilitó los sitios ficticios.

Así lo informó este martes el rotativo estadounidense The Washington Post.

De acuerdo a Microsoft, estas webs fueron elaboradas por un grupo organizado de piratas informáticos denominado ‘APT28’, el cual ha estado asociado en el pasado de manera pública a una agencia de inteligencia rusa —la misma que interfirió activamente en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016, según indican los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

Funcionarios estadounidenses han advertido en varias ocasiones que la votación de noviembre es un foco importante para los esfuerzos de interferencia. Microsoft dijo que los sitios se crearon durante los últimos meses y que pudieron detectarlos antes de tiempo, cuando se estaban configurando.

La Unidad de Delitos Digitales de Microsoft asumió el rol principal de encontrar y deshabilitar los sitios. Además, la empresa está lanzando un esfuerzo para proporcionar protección ampliada de seguridad cibernética para campañas y agencias electorales que usan productos de la firma tecnológica.

Microsoft dijo el lunes que no había encontrado evidencia de que los portales falsos fueron usados en ataques, pero pueden transportar malwares que automáticamente se cargan en los ordenadores de visitantes desprevenidos.

Los ciberatacantes a menudo envían correos engañosos de “spear-phishing” para engañar a los usuarios para que visiten sitios que parecen auténticos pero que de hecho les permiten penetrar y tomar el control de las computadoras que inician sesión, permitiendo el robo de correos electrónicos, documentos, listas de contactos y otra información.

“Este aparente intento de phishing contra el International Republican Institute y otras organizaciones es consistente con la campaña de intromisión que el Kremlin ha emprendido contra organizaciones que apoyan la democracia y los derechos humanos”, dijo Daniel Twining, presidente de IRI, quien culpó al presidente ruso Vladimir Putin.

“Está claramente diseñado para sembrar confusión, conflicto y temor entre quienes critican el régimen autoritario de Putin”, añadió.