Microsoft dejó de fabricar todos los modelos de Xbox One a finales de 2020, según informa The verge. Aunque la compañía no había hecho oficial el anuncio, según publica este medio Microsoft tomó la decisión de paralizar el montaje de Xbox One X y Xbox One S coincidiendo con el lanzamiento de Xbox Series X|S, por lo que las unidades a la venta desde entonces son el stock distribuido a tiendas.

Este gigante del software lanzó dos modelos de su Xbox Series X en noviembre de 2020, siete años después del debut de la versión anterior, para aprovechar un auge en el gasto de los consumidores en videojuegos impulsado por la pandemia.

Sin embargo, varias industrias de todo el mundo se están enfrentando a una escasez sin precedentes de microchips semiconductores, lo que ha provocado un retraso en la entrega de varios productos.

Microsoft encontró en el modelo Xbox Series S la respuesta a aquellos que desean una consola de nueva generación, aunque no tenga las mismas prestaciones que el modelo Series X.

Phil Spencer confirmó que era más fácil producir Series S y por esta razón podían alcanzar más fácilmente la demanda.

Fuente: The Verge