Microsoft busca acercarse a los desarrolladores de productos informáticos y servicios digitales. Pese a haber tomado velocidad, Windows 10, su sistema operativo más avanzado hasta la fecha, no sigue el ritmo esperado.

De cara a potenciar sus servicios, el gigante del software e stá dispuesta a adquirir GitHub, una exitosa y popular plataforma para alojar proyectos web y que tiene el foco en el trabajo colaborativo. Un repositorio de código abierto que supone un cambio de mentalidad en la estrategia de la compañía norteamericana.

Según avanza «Bloomberg», la posible adquisición de la plataforma todavía no se ha concretado de manera oficial, pero las negociaciones están muy avanzadas. Los analistas creen que la operación asciende a 2.000 millones de dólares (1.712 millones de euros), informa por su parte «Business Insider».

Ello supondría un regreso a las raíces de la firma de Redmond y un cambio de paradigma en su estrategia empresarial, centrada ahora en potenciar los servicios digitales y la tecnología «cloud computing».

GitHub es un servicio muy interesante y popular entre los desarrolladores de software, quienes guardan y alojan sus proyectos de manera sencilla y práctica. Dada su filosofía centrada en el código abierto, la plataforma ofrece muchas posibilidades, aunque ha sido hasta ahora un enfoque totalmente contrario al negocio comercial de Microsoft de venta de licencias. Es más, el otrora consejero delegado Steve Ballmer llegó a calificar al software libre como un «cáncer».

Pero bajo la batuta de Satya Nadella, la veterana empresa tecnológica ha venido tocando otros palos, acercándose a tecnologías como la «nube», el «machine learning» y, si se concreta este movimiento, los modelos de código abierto.

La compañía, a su vez, necesita de nuevas formas de conectarse con la comunidad de desarrolladores. Y ahí puede entrar perfectamente GitHub, una firma con sede en San Francisco y propietaria de una herramienta necesaria para desarrolladores.

Muchas empresas rivales como Google la utilizan para almacenar código informático y colaborar para la mejora de sus productos. En la actualidad, según datos no oficiales, apuntan a que la plataforma alberga a más de 27 millones de usuarios y 80 millones de proyectos web. Pese a las posibilidades que ofrece esta plataforma, comunidades defensoras del software libre temen que se pierda un espacio de intercambio de ideas.