Microsoft no deja de innovar cuando de la consola Xbox se trata, antes del lanzamiento de Scarlett, la consola de próxima generación, la compañía prevee lanzar para el próximo año al mercado un equipo de la familia Xbox One sin unidad de discos, según lo reseñado por el portal Thurrott.
La razón aparente es que la mayoría de los usuarios de esta consola no utilizan el lector óptico, por lo que los desarrolladores podrían omitirla y así ofrecer un producto mucho más económico.

Para aquellos que tienen un arsenal de videojuegos en físico, Microsoft ofrecería una nueva Xbox One S con unidad de disco o la digitalización de su colección en fisíco a un formato de títulos descargables.
Innovación y accesibilidad

El precio de este nuevo Xbox oscilaría entre los US$200 o menos, lo que es US$100 de la consola más económica para la fecha.
Para la empresa tecnológica, el diseñar una consola con particularidades que la hagan más accesible al consumidor, representa una ganancia pues Microsoft aumentaría su base de usuarios y compensaría la rebaja con otros focos de ganancia como Game Pass o Xbox Gold Live, que ofrecen titulos descargables por 10 euros al mes.
Según Forbees, Microsoft podría ganar 25  dólares al mes por usuarios que no hagan otra compra necesariamente, y de esta forma incrementar su ecosistema en materia de videojuegos.