Meta informó que planea cerrar CrowdTangle, una herramienta de Facebook que facilita el seguimiento, el análisis y la información de lo que sucede con el contenido público en las redes sociales.

Habitualmente, periodistas, medios de comunicación y otras organizaciones utilizan este servicio gratuito que compró en 2016 la compañía para descubrir tendencias, comprender cómo se difunde el contenido público y comparar el rendimiento de cuentas públicas.

La compañía ha ido reduciendo el soporte de este producto y se espera que acabe por retirarlo por completo a finales de este año, según ha publicado Bloomberg basándose en declaraciones de la portavoz de Meta, Erin McPike.

McPike habría dicho que la compañía seguirá apostando a los investigadores para desarrollar herramientas «aún más valiosas para ellos» y que CrowdTangle seguiría funcionando, al menos, durante las elecciones de medio mandato de Estados Unidos, que se celebrarán el próximo mes de noviembre.

En este sentido, conviene mencionar que hace unos meses la compañía explicó cómo empleaba sus herramientas para conocer cuáles son los contenidos más vistos en su red social, entre las que destacó precisamente CrowdTangle.

Entonces, el vicepresidente de Análisis y director de Marketing de Facebook, Alex Schultz, indicó que la empresa se estaba asociando con un grupo de investigadores de varias universidades para compartir más datos sobre el alcance de las publicaciones durante el ciclo de elecciones presidenciales de Estados Unidos.

La validez de CrowdTangle en estos comicios ha sido uno de los aspectos más destacados por investigadores y profesionales de la información, que han coincidido en que debe existir una herramienta alternativa viable, en caso de que Meta retire la actual.

No proporcionarla «limitaría significativamente» la capacidad de los investigadores para ayudar a otros profesionales a contrarrestar la desinformación en tiempo real y podría tener como resultado la manipulación, según ha comentado la profesora asociada de la Univesidad de Washington y cofundadora del Center For An Informed Public, Kate Starbird.

Según Bloomberg, los investigadores confían en que la permanencia de esta herramienta no solo podría evitar las denominadas ‘fake news’, sino también hacer que las empresas reaccionen acerca del contenido dañino que publican.