Mercedes-Benz inauguró este viernes un nuevo centro de software de 200 millones de euros en Sindelfingen, su última inversión para impulsar las capacidades internas de software mientras trabaja para traer su propio Sistema operativo MB.OS en el mercado para 2024.

Alrededor de 750 de las 3000 nuevas contrataciones que el fabricante de automóviles de lujo planea incorporar a nivel mundial para desarrollar el sistema operativo fueron contratadas en Sindelfingen, trabajando en funciones que van desde el entretenimiento en el vehículo hasta la conducción autónoma.

El centro es parte de un esfuerzo más amplio de Mercedes-Benz para optimizar su estrategia de software desde un enfoque de mosaico que incorpora tecnología de una amplia gama de proveedores, hasta controlar el núcleo de su oferta de software.

«Asumimos la responsabilidad de la arquitectura y la integración del software, ese es nuestro principal objetivo», dijo el director de software, Magnus Oestberg, en una mesa redonda.

«No hacemos todo nosotros mismos: damos valor a las asociaciones, pero, por supuesto, las partes que son más importantes para nosotros, las hacemos internamente».

Una de esas asociaciones es con el especialista estadounidense en gráficos por computadora Nvidia, con quién Mercedes-Benz llegó a un acuerdo en 2020 para desarrollar funciones de conducción autónoma y asistida que formarán parte del lanzamiento del sistema MB.OS dentro de dos años.

El fabricante de automóviles está a 600 vacantes sin cubrir de lograr su objetivo de un equipo global de 10,000 ingenieros de software en Berlín, China, India, Israel, Japón y Estados Unidos. 

«El perfil de un ingeniero de software es muy buscado: la demanda es considerablemente mayor que la oferta», dijo el director de tecnología, Markus Schaefer.

En una encuesta de 572 ejecutivos automotrices realizada por el instituto de investigación Capgemini, el 97% dijo que cuatro de cada 10 trabajadores internos necesitarán tener habilidades de software dentro de cinco años, desde arquitectos de TI hasta profesionales de administración de la nube y expertos en seguridad cibernética.

Fuente: Reuters