Mercedes-Benz está ajustando su red de plantas para fabricar una nueva gama de vehículos eléctricos de lujo mientras se prepara para pasarse a los eléctricos a finales de la década.

Mercedes tiene como objetivo reducir a la mitad las emisiones de CO2 por automóvil de pasajeros durante el ciclo de vida para fines de esta década en comparación con 2020.

«Estamos listos para la rápida escalada de los volúmenes de vehículos eléctricos», dijo Joerg Burzer, miembro de la junta de producción y cadena de suministro, y agregó que la nueva configuración siguió a las conversaciones entre la gerencia y los representantes de los trabajadores.

Las plantas en Sindelfingen, Bremen, Rastatt, todas en Alemania, y Kecskemet, en Hungría, comenzarán la producción de nuevos modelos en los segmentos de lujo de gama alta, lujo central y lujo básico a partir de mediados de la década, dijo Mercedes.

Los sistemas de baterías serán suministrados por una red de producción con fábricas en tres continentes, indicó.

“La producción local de sistemas de baterías es un factor clave de éxito para el aumento de potencia eléctrica de Mercedes-Benz y un componente decisivo para poder satisfacer la demanda mundial de vehículos eléctricos de manera flexible y eficiente”, dijo en un comunicado.

Fuente: Reuters