La diáspora de venezolanos hacia el exterior no se detiene, más bien sucede lo contrario. Para nadie es un secreto el éxodo masivo de Venezuela hacia cualquier latitud en busca de una mejor calidad de vida, y esta tendencia, bien sea por cercanía, el idioma y otra serie de factores, los países sudamericanos se mantienen como los destinos predilectos, entre ellos Perú, que de acuerdo a información de sus autoridades migratorias, ha registrado al menos la llegada de 353.000 personas en los últimos dos años.

La cifra, ofrecida por la Superintendencia Nacional de Migraciones de Perú, representa un aumento importante si se tiene en cuenta el hecho que, según las mismas estimaciones, la cantidad a mediados de mayo había sido contabilizada en 280.000 venezolanos que permanecían en Perú. Más llamativo aún resulta si se toma como referencia el año 2016 cuando  habían en dicho país 6.615 residentes venezolanos en 2016.

“Según los registros son ya más de 353.000 ciudadanos venezolanos que tenemos en el territorio nacional”, dijo el Superintendente Nacional de Migraciones, Eduardo Sevilla, en declaraciones a la radio RPP y que fueron divulgadas a su vez en una nota de la agencia de noticias AFP.

En la información se indica que esta ola de ingresos a la nación ha ocasionado que los organismos encargados de esta materia tengan que generar cambios en sus acostumbradas rutinas de trabajo, a fin de poder darle atención a la gran demanda de solicitudes. Las oficinas de migraciones atienden las 24 horas del día en forma continua en la formalización de las estadías de estas personas para que puedan registrarse y trabajar legalmente en Perú.

“Estamos atendiendo 24 horas desde el día 30 de mayo a un ritmo de 2.200 citas (diarias) para ciudadanos venezolanos”, aseguró Sevilla.

El flujo diario de venezolanos que llegan a Perú creció notablemente desde febrero, cuando se reportaron entre 2.200 y 3.000 ingresos por la frontera terrestre peruano-ecuatoriana. En 2017, ingresaban 800 venezolanos al día.

Entre 2015 y 2017 el número de inmigrantes venezolanos en Latinoamérica pasó de 89.000 a 900.000 personas, lo que representa un incremento de más del 900 %, según informó hoy la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

En todo el mundo la inmigración venezolana creció en ese mismo periodo casi un 110%, al pasar de 700.000 personas a 1,5 millones, según la misma fuente.

Los trámites pueden durar algunos meses, lo que explica que hasta la fecha cuenten con permisos temporales de residencia unos 55.000 venezolanos, según el Superintendente de Migraciones.

La demora se explica porque las autoridades peruanas cruzan información con la Interpol y países vecinos, como Colombia, para averiguar si los venezolanos que desean permanecer en Perú tienen antecedentes policiales.

La gran mayoría de migrantes tienen “calidad migratoria turista”, que permite permanecer seis meses en el país y eventualmente conseguir un permiso laboral extraordinario de 60 días renovable.

En marzo pasado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) exhortó a los países de la región a facilitar la migración de venezolanos forzados a huir de su país como “estrategia de supervivencia”.

La CIDH atribuye este éxodo a “violaciones masivas de los derechos humanos”, “violencia e inseguridad” y “persecución por opiniones políticas”, así como a la escasez de alimentos y medicinas y el incumplimiento del pago de pensiones, entre otras razones.

Se agrega además en el escrito que hasta 2.000% ha aumentado el número de venezolanos que solicitaron ser reconocidos como refugiados desde 2014 en todo el mundo, principalmente en los países de las Américas desde el año pasado, informó por su parte en marzo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).