Los fiscales generales de Estados Unidos se están enfocando en Google como objetivo para una nueva investigación antimonopolio.

Más de 30 fiscales generales estatales están involucrados en el esfuerzo bipartidista dirigido por Texas, dijo a CNBC una fuente familiarizada con el tema. La investigación se anunciará el 9 de septiembre, confirmó CNBC. Las noticias y la fecha fueron reportadas previamente por  The Washington Post.

La acción antimonopolio contra Google representa una amenaza para su modelo comercial central. Si las agencias reguladoras o los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley encuentran evidencia de comportamiento anticompetitivo, la multinacional tecnológica podría verse obligado a alterar sus prácticas y algoritmos de la manera que consideren más amigables con la competencia y probablemente menos rentables para Google.

La compañía estadounidense podría enfrentar multas por valor de miles de millones de dólares, como ya lo han hecho las autoridades de competencia en Europa, o incluso verse obligado a escindir unidades comerciales como YouTube.

Los fiscales generales de California, Nebraska, Louisiana y Nueva York no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios. Representantes de las oficinas generales del fiscal del estado en Carolina del Norte y Texas declinaron hacer comentarios, reseñó CNBC.

En una declaración, el fiscal general de Mississippi, Jim Hood, habló sobre un grupo de trabajo multiestatal centrado en tecnología y dijo: “Sigo preocupado por la agregación de datos en manos de unos pocos y siempre estoy atento a cualquier monopolio. Como abogados generales, necesitamos evaluar y abordar conductas específicas, utilizando nuestras leyes antimonopolio y de protección al consumidor existentes”.

“Los servicios de Google ayudan a las personas todos los días, crean más opciones para los consumidores y respaldan miles de empleos y pequeñas empresas en todo el país”, dijo un portavoz de Google en un comunicado. “Continuamos trabajando constructivamente con los reguladores, incluidos los fiscales generales, para responder preguntas sobre nuestro negocio y el dinámico sector tecnológico”.