Un comandante de la marina ucraniana en la ciudad sitiada de Mariupol dijo que sus tropas podrían resistir solo unas pocas horas más mientras Ucrania intentaba evacuar a 6.000 mujeres, niños y ancianos el miércoles.

El alcalde de Mariupol, Vadym Boichenko, instó a los civiles a irse y dijo que 90 autobuses esperaban para dirigirse a lo que queda de la ciudad devastada en virtud de un acuerdo preliminar con Rusia, el primero en semanas, sobre el establecimiento de un corredor seguro.

En un video publicado en línea horas antes, Serhiy Volyna, comandante de la 36.ª brigada de infantería de marina de Ucrania que aún lucha en Mariupol, instó a la comunidad internacional a ayudar a evacuar a los combatientes ucranianos heridos y sus familias.

«Este es nuestro llamamiento al mundo. Puede que sea el último. Puede que nos queden solo unos días u horas», dijo, vestido con una chaqueta de camuflaje. “Las unidades enemigas son decenas de veces más grandes que las nuestras, dominan en el aire, en la artillería, en las tropas terrestres, en el equipamiento y en los tanques”.

Reuters no pudo verificar de forma independiente el video publicado en la aplicación de mensajería Telegram.

Los últimos combatientes están escondidos en una gran acería en Mariupol y Rusia les ha dado un ultimátum para que se rindan. 

El alcalde Boichenko, que dejó Mariupol, dijo que unos 100.000 civiles permanecían en la ciudad en el mar de Azov y que decenas de miles habían muerto allí desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero. Reuters no pudo verificar las cifras.

«Estimados residentes de Mariupol. Ucrania los está esperando. Los estamos esperando», dijo en el llamado a los residentes a huir.

Rusia niega haber atacado intencionalmente a civiles. No hubo noticias inmediatas de Moscú sobre si se establecería un corredor humanitario fuera de Mariupol.

Los civiles han podido escapar a otras partes de Ucrania solo en sus propios vehículos, mientras que decenas de miles han sido trasladados en autobús a Rusia en lo que Moscú llama evacuación humanitaria y Kiev llama deportación forzosa ilegal. 

CATÁSTROFE HUMANITARIA

Tanto Boichenko como la viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, subrayaron que el acuerdo sobre el establecimiento de un corredor humanitario dentro y fuera de Mariupol era solo un arreglo preliminar.

Los acuerdos anteriores se han derrumbado y cada lado culpa al otro. También fracasó un intento del Comité Internacional de la Cruz Roja de evacuar a los civiles.

«Dada la situación humanitaria catastrófica en Mariupol, aquí es donde centraremos nuestros esfuerzos hoy», escribió Vereshchuk en Facebook. «Dada la situación de seguridad muy difícil, pueden ocurrir cambios durante la acción del corredor».

Moscú dice que su «operación militar especial» tiene como objetivo desmilitarizar Ucrania y erradicar a los nacionalistas peligrosos. Kiev y Occidente descartan la postura de Rusia como un pretexto injustificado para una invasión.

Mariupol, hogar de más de 400.000 personas antes de la guerra, es un puerto importante para las exportaciones industriales y agrícolas y el sitio de algunas de las plantas de metales más grandes de Ucrania.

Su captura le daría a Rusia el control total de la costa del Mar de Azov y un puente terrestre seguro que unirá la Rusia continental y el territorio separatista prorruso en el este con la península de Crimea que Moscú incautó y anexó en 2014.

Con Reuters