Chrome nos ha ofrecido una gran cantidad de funciones integradas destinadas a mantener nuestra privacidad, incluidas las capacidades para navegar en la web en modo incógnito o para administrar la cantidad de datos que los sitios web pueden recopilar sobre sus hábitos de navegación.

Y a pesar de que su configuración antivirus de Google Chrome es una de las mejores en la industria, siempre hay amenazas nuevas y emergentes en línea.

Razón por la cual hoy te hablaremos de una forma de mantener tu privacidad relacionada con las extensiones. Si deseas limitar el acceso de cualquier extensión retirándole los permisos que le concediste al instalarla, solo tienes que dirigirte ve al menú chrome://extensions/ desde la barra de direcciones y clickear “Detalles” del plug-in en cuestión.

Si es una extensión que solo debería funcionar en determinados sitios web, puedes limitar su acceso a tu actividad abriendo el desplegable “En todos los sitios web” y seleccionando “En sitios web específicos”. Si es una extensión que solo debería funcionar al hacer clic sobre ella, puedes seleccionar “Al hacer clic”.

Si igualmente te preocupa que Google rastree tu información, nunca es tarde para cambiar a Firefox que es igual de bueno en términos de velocidad y mucho mejor en privacidad, ya que permite mucho más control sobre ella y permite controlar los datos que comparte en la web.

De igual forma querido usuario, esto sigue siendo criterio tuyo por lo que no dejamos de desearte una navegación segura y trabajamos porque la tengas.