Después de luchar para encontrar personal durante la pandemia, las empresas de Singapur recurrieron cada vez más a la implementación de robots para ayudar a realizar una variedad de tareas, desde inspeccionar sitios de construcción hasta escanear estanterías de bibliotecas.

La ciudad-estado depende de los trabajadores extranjeros, pero su número se redujo en 235.700 entre diciembre de 2019 y septiembre de 2021, según el Ministerio de Trabajo, que señala cómo las restricciones de COVID-19 han acelerado «el ritmo de adopción y automatización de tecnología» por parte de las empresas.

En un sitio de construcción de Singapur, un robot de cuatro patas llamado «Spot», construido por la empresa estadounidense Boston Dynamics, escanea secciones de lodo y grava para verificar el progreso del trabajo, y los datos se transmiten a la sala de control de la empresa constructora Gammon.

El gerente general de Gammon, Michael O’Connell, dijo que usar Spot solo requería un empleado humano en lugar de los dos que antes se necesitaban para hacer el trabajo manualmente.

«Reemplazar la necesidad de mano de obra en el sitio con soluciones autónomas está ganando terreno», dijo O’Connell, quien cree que la escasez de mano de obra en la industria, empeorada por la pandemia, llegó para quedarse.

Los robots también se están utilizando para tareas orientadas al cliente, con más de 30 estaciones de metro configuradas para tener robots que preparan café para los viajeros.

Keith Tan, director ejecutivo de Crown Digital, que creó el robot barista, dijo que estaba ayudando a resolver el «mayor problema» en alimentos y bebidas: encontrar personal, al mismo tiempo que creaba puestos bien pagados para ayudar a automatizar el sector.

Sin embargo, algunas personas que probaron el servicio todavía anhelaban la interacción humana.

«Siempre queremos tener algún tipo de toque humano», dijo el viajero Ashish Kumar, mientras tomaba una bebida preparada por un robot.

Con Reuters