John Carmack, el mítico programador de videojuegos y cofundador de la no menos mítica id Software (Doom, Quake), da por finiquitada su relación con la Realidad Virtual dentro de Meta. Es algo que ya se veía venir desde lejos, aunque eso no resta importancia a su decisión final. Y es que resulta sintomático de las formas en las que se está gestionando el Metaverso por parte de Mark Zuckerberg.

“Este es el final de mi década en la realidad virtual”

Con estas palabras John Carmack daba por terminada su labor con la Realidad Virtual dentro de Meta. Hacía tiempo que el brillante programador (animamos a los lectores a que se hagan con el libro Master of Doom, donde se pone de manifiesto cómo funciona la cabeza de este hombre) no se cortaba un pelo a la hora de mostrar su descontento con la compañía. Ayer, en una extensa comunicación en Facebook que ya acumula 6500 reacciones, más de 360 comentarios y que ha sido compartida casi 900 veces, comentaba:

“Tenemos una cantidad ridícula de personas y recursos, pero constantemente nos autosaboteamos y desperdiciamos esfuerzos. No hay manera de endulzar esto; creo que nuestra organización está funcionando con la mitad de la efectividad que me haría feliz”.

Y sé que esa es la clave. De hecho, en una actualización del post, Carmack afinaba aún más sobre los problemas de eficiencia:

“Como persona que se dedica a la optimización de sistemas, me importa profundamente la eficiencia. Cuando trabajas duro en la optimización durante la mayor parte de tu vida, ver algo que es extremadamente ineficiente hiere a tu alma”.

El abandono de Carmack, unido a los recortes brutales que se están realizando en el Metaverso, no hacen más que apuntalar la sensación del final de una era, una que nos prometía abrir las puertas de nuestro futuro en relación con nuestro entorno, los demás y la tecnología.

Fuente: MeriStation