Las empresas estadounidenses con sede en China se enfrentan a la incertidumbre de verse afectadas por el reciente veto interpuesto por el gobierno de los Estados Unidos en contra de la aplicación china de mensajería WeChat.

Aunque no está claro si la medida de hecho afectará la operación de empresas norteamericanas como Starbucks, Amazon, Nike o KFC dentro del país, la dependencia de las mismas hacia la aplicación autónoma de mensajería WeChat podría verse afectada por una posible retaliación de Tencent.