La robot Sophia defendió este viernes en Colombia que los autómatas pueden “aprender mucho” de la irracionalidad y espontaneidad de los seres humanos, que ha derivado en la creatividad o el buen humor que le dan un toque diferente a la existencia más allá de la lógica.

“A mi me encanta que aveces los humanos sean irracionales, los robots podemos aprender mucho de eso. Claro está que la racionalidad tiene sus beneficios pero los actos de espontaneidad como la creatividad y buenos chistes son maravillosos porque no son exactamente racionales”, contestó Sophia.

Antes de su intervención en el congreso Andicom, que se realiza en la ciudad de Cartagena, la robot concedió una rueda de prensa en la que afirmó que ya es capaz de “reconocer gente, expresar emociones, tener una conversación natural, cantar” y ahora también está aprendiendo a caminar.

“El obstáculo más grande y la mayor oportunidad de la inteligencia artificial en general es hacer tareas específicas (…) tomará más tiempo responder de una forma general como los humanos”, dijo la autómata, que todo el tiempo estuvo conectada a la red eléctrica por medio de largos cables.

Sophia fue creada y programada en 2015 para aprender del comportamiento humano gracias a sus avanzados sistemas de inteligencia artificial.

La autómata fue fundada en Hong Kong por David Hanson, un ingeniero en robótica que trabajó para Disney y que en 2013 decidió crear su compañía Hanson Robotics.