Los hackers autores del ciberataque contra Kaseya pidieron 70 millones de dólares para que las 1.500 empresas afectadas puedan retomar sus operaciones, informaron este martes medios estadounidenses.

El grupo REvil, de procedencia rusa y a quien los expertos señalan como responsable, publicó esta petición en la Deep Web.

Los atacantes informáticos solicitaron el pago en bitcoin, y aseguraron que de recibir el dinero revelarán el código informático necesario para reabrir el acceso a los archivos de los clientes de Kaseya.

El ataque se llevó a cabo este sábado a través de Kaseya, una empresa de software con sede en Miami (Florida), que brinda servicios a más de 40.000 organizaciones en todo el mundo.

Este nuevo hackeo se une a la lista de casos similares, como el de la red de oleoductos Colonial o el procesador de carne JBS, que también fueron víctimas de ataques ransomware.