Apple MacBook Pro 13

No debería sorprender que Apple haya renovado este año sus ordenadores portátiles más potentes y de mayores prestaciones. Sacando la artillería pesada, el gigante de la tecnología ha apostado por una versión digamos «diferente». Se trata del modelo MacBook Pro que incluye una original barra táctil con pantal tipo OLED situado en la parte superior del teclado y que sirve para ubicar accesos rápidos y alojar botones con funciones específicas para cada software (Fotos, Final Cut, Mail, Safari, Keynote…).

Junto con la integración del lector de huellas dactilares Touch ID como sistema para desbloquear el equipo y pagar es su mayor innovación, aunque aquella decisión no estuvo exenta de críticas. En conjunto, el equipo combina una carcasa «unibody» fabricada íntegramente en metal, lo que se traduce en un portátil increíblemente robusto y compacto, pero a la vez fino y ligero.

Con un grosor de solo 14,9 milímetros, el MacBook Pro de 13 pulgadas es un 17% más fino y un 23% más compacto que el modelo de la generación anterior. Además, pesa únicamente 1,36 kilogramos, unos 200 gramos menos que la versión anterior. La pantalla, de 13 pulgadas tipo LED y tecnología IPS queda jalonado por una resolución nativa de 2.560 x 1.600 píxeles.

Siendo el portátil más potente de la compañía, no podía faltar rendimiento. Así que bajo el capó de este bólido se encuentran procesadores de dos y cuatro núcleos de sexta generación (Intel Core i5 de doble núcleo a 2,3 GHz y 64 MB de eDRAM), hasta 2,3 veces más potencia gráfica que la generación anterior, unidades SSD -unidad de memoria sólida- ultrarrápidas (la versión de 15 pulgadas ofrece hasta 2 TB de capacidad) y hasta cuatro puertos Thunderbolt 3 (tipo USB-C, el nuevo estándar), el tipo de puerto más potente y versátil que existe en estos momentos.

La compañía dispone de dos versiones diferenciadas por tamaño de pantalla, de 13 y 15 pulgadas, pero el modelo más pequeño resulta cómodo y transportable, eso sin escatimar sus prestaciones. No obstante, su prohibitivo precio (2.050 euros) lo convierten en un portátil para fanáticos que se lo pueden permitir, y más si se elige la versión con Touch Bar que para muchos usuarios puede se prescindible. La duración de la batería, con todo, no alcanza las expectativas.

Dell XPS 13

Otro de los equipos más interesantes que se pueden adquirir este año es este modelo de la multinacional norteamericana. Es delgado, potente y compacto. También dispone de un panel de 13 pulgadas, este portátil cumple con las expectativas. Ofrece una serie de especificaciones equilibradas y competentes que permiten comportarse bastante bien en la mayoría de tareas.

Destaca especialmente por su diseño casi sin bordes. Se consigue gracias a haber reducido a la mínima expresión los marcos de la pantalla, con lo que da una sensación de estar ante un equipo más pequeño de lo que es en realidad. Es capaz de extraer una resolución QHD+, es decir, 3.200 x 1.800 píxeles y un brillo de 400 nits -la unidad de medida utilizada en la industria para analizar la intensidad-. Por cierto, hay una opción para que la pantalla sea táctil.

Con una carcasa de solo 5,2 milímetros de grosor, un peso de 1,22 kilogramos, es excepcionalmente compacto y ligero. Añade un único puerto multiuso Thunderbolt 3. En cuanto a su potencia, se mueve con velocidad y fiabilidad gracias a la sexta generación de procesadores Intel (configurable desde i3 hasta i7) y la tarjeta gráfica Intel HD más reciente. Con ello, se puede iniciar y reanudar el trabajo en segundos gracias a las unidades de estado sólido más recientes (128 GB de memoria).

Asus Zenbook Pro

Elegante, comedido, robusto y austero. Así se puede definir este ordenador que viene equipado con la séptima generación de procesadores Intel Core i7, tarjeta gráfica preparada para el ocio electrónico Nvidia GeForce GTX1050 Ti y sistema de sonido Harman Kardon con cuatro altavoces. Tiene una pantalla de 15.6 pulgadas y se ha subido también al carro de los paneles ultrafinos y de proporciones alta: cubre hasta el 83% de todo el panel.

Fabricado en un chasis de una pieza de aluminio (8.9 milímetros de grosor y 1,8 kilogramos de peso), este dispositivo deslumbra por su pantalla capaz de alcanzar definiciones de 4K (3.840 x 2.160 píxeles), el nuevo estándar de imagen a perseguir por la industria. Entre otras características a tener en cuenta destacan su memoria SSD de hasta 128 GB y hasta 16 GB de memoria DDR4.

Así que no anda escaso de potencia. De sus conexiones, lo más importante a tener en cuenta es que incluye dos puertos USB 3.1 y dos USB-C con Thunderbolt 3, así como HDMI para conectarlo a un monitor o pantalla grande. La firma también ha apostado por al seguridad al incluir un lector de huellas -ubicado en el TouchPad- para desbloquear la pantalla gracias al sistema Windows Hello. Su precio ronda los 1.400 euros.