Inglaterra dio una muestra de carácter y pese a tener que sufrir más de la cuenta rebajó la cuota suramericana en el Mundial, luego de superar en una vibrante tanda de penales a Colombia (4-3) y de esta forma clasificar a la ronda de los cuartos de final de Rusia 2018.

Harry Kane y el cuadro de los “Tres Leones” acabó con su maldición particular desde la línea fatídica, la cual no habían podido sortear nunca en tres ocasiones previas en partidos de eliminación directa y ahora mantiene vivo el sueño de al menos acceder a la final del torneo, algo que no logran desde que se titularon en 1966 en calidad de anfitriones.

Kane, de penal a los 57 minutos, adelantó a Inglaterra en el tiempo regular pero, cuando el partido parecía resuelto para los ingleses, apareció Yerry Mina para sellar las tablas de cabeza en el 90+3 y forzar el alargue.

Sin embargo, en la tanda de penales, Mateus Uribe y Carlos Bacca erraron sus lanzamientos e Inglaterra avanzó a cuartos, donde jugará el sábado en Samara con Suecia, vencedor más temprano de Suiza.

Colombia no solo debió batallar ante un rival duro en lo físico y ordenado en lo táctico, sino que además encaró el compromiso condicionado en su funcionamiento por la ausencia de su máximo referente, marginado del partido por una lesión que lo dejó observando el partido desde las gradas, aunque en muchos momentos se le vio pisar el césped para alentar a sus compañeros.

Este hándicap condicionó el planteamiento de José Pékerman. El entrenador apostó por Jefferson Lerma en su lugar para dotar de mayor verticalidad al equipo pero la jugada no funcionó.

En la oportunidad más clara de los primeros 45 minutos, Kieran Trippier recorrió la banda derecha y dibujó un centro medido a la cabeza de Kane, que mandó por encima del horizontal.

El ritmo decayó, el encuentro se enmarañó y Quintero, en el 45+2, dejó el único disparo entre los tres palos de los suyos. Jordan Pickford agradeció el trabajo bajo la fría noche moscovita y agarró la pelota sin problemas.

Tras el paso por los vestuarios, Carlos Sánchez se alió con el enemigo al cometer un torpe penal sobre Kane delante del árbitro estadounidense Mark Geiger, quien no dudó en señalar la pena máxima, discutida por Pekerman.

Kane agradeció el favor de la ‘Roca’ y, con un sutil disparo al centro del arco, abrió el marcador. El delantero inglés transformaba así su tercer penal en el Mundial y ampliaba su renta como máximo artillero del torneo, con seis tantos.

Posteriormente, Dele Alli rozó el gol con un buen cabezazo a los 63 minutos y Juan Guillermo Cuadrado tuvo el empate en sus botines al final a través de un contragolpe fulgurante, pero su remate se marchó a las nubes.

Cuando Inglaterra se veía ya en cuartos y Colombia eliminada, Yerry Mina volvió a salvar a los suyos. En el primer saque de esquina de los cafeteros en todo el choque, Mina, como ante Polonia y Senegal, se elevó por encima de todos, llevando el delirio a todo su país.

En la prórroga, Falcao acarició el gol en el 104 y Danny Rose en el 112, pero la velada había prometido emociones fuertes y no decepcionó.

Inglaterra había disputado tres tandas en su historia en los Mundiales y había perdido las tres: en semifinales de Italia-1990 contra Alemania Federal, en octavos de Francia-1998 contra Argentina y en cuartos de Alemania-2006 contra Portugal.

Ya desde los once metros, David Ospina le detuvo el tercero a Jordan Henderson, pero Colombia, que anotó los tres primeros con Falcao, Cuadrado y Muriel, se desinfló con los posteriores errores de Uribe y Bacca y acabaron tornando el sueño cafetero en una pesadilla.

Tras Jordan Pickford detener el quinto disparo a Bacca, el centrocampista del Tottenham Eric Dier sentenció con un cobro ajustado al palo derecho de Ospina que a punto estuvo de pararlo, no solo dando el pase a cuartos a su selección, sino que Inglaterra se sacó de encima la maldición de los penales.