La empresa estadounidense Zoom reconoció que se plegó a las exigencias del gobierno de China y cerró las cuentas de militantes en Estados Unidos y Hong Kong

De esta manera censuró a opositores chinos que querían utilizar su aplicación de videoconferencia para conmemorar la represión china de Tiananmen

Tras este incidente, tres legisladores estadounidenses pidieron a la compañía que aclarara sus prácticas de recopilación de datos y su relación con el gobierno chino