Que el Mobile World Congress de Barcelona es un escaparate de innovación es algo de lo que nadie duda. Aparte de móviles, inteligencia artificial, sensores biométricos, tablets con resoluciones de televisión o cámaras duales que elevan la fotografía casi a un plano profesional, existen otros dispositivos o aplicaciones cuya originalidad sorprende al visitante que se adentra en los stands de las compañías menos conocidas del evento. Un sensor de temperatura en el pañal de tu bebé que indica el estado de suciedad del mismo, un guante provisto de un lector de código de barras o QR para hacerle más fácil la vida al tendero o una comba inteligente que mide las calorías quemadas y que te envía un mensaje al móvil son solo algunas de las apuestas más arriesgadas de esta edición.

El robot de compañía para ancianos

Como ayudante en una presentación en el trabajo, para utilizarlo como un interlocutor con tu médico en una videoconferencia, para videollamadas familiares en grupo o para tener a mano la receta de tu plato preferido mientras cocinas…

Esas y todas las ideas que puedas imaginar son posibles con AfoBot, el robot acompañante de QNAP, que cuenta entre sus características la interacción con voz, el reconocimiento facial, un despertador y hasta te da el parte del tiempo. Se trata de una tableta integrada en un pie con un altavoz que permite el movimiento rotatorio de la pantalla, tanto de izquierda a derecha como de arriba a abajo.

«Diseñado especialmente para el entorno doméstico, el amigable AfoBot elimina la barrera de la ‘brecha tecnológica’, se deshace del teclado y usa el habla natural para ampliar las interacciones de la ‘vida real’ lo que hace que sea fácil que pase a formar parte de la familia y ayude a mejorar nuestras vidas en aspectos potencialmente cambiantes», afirma Aaron Lee, vicepresidente de Consumer Solution Business Division de QNAP, compañía que ha centrado este dispositivo en los más mayores de la casa.

Un robot dirigido… a niños

La robótica asistencial es una de las áreas más interesantes y que tiene todas las papeletas para popularizarse en la sociedad, máxime a cada vez más alta esperanza de vida de los ciudadanos. Una oportunidad que los fabricantes de tecnología quieren aprovechar para crear máquinas que ayudan a personas con movilidad reducida, pero también para el cuidado de los pequeños de la casa. Algo que muchas marcas ya empiezan a abrazar.

Presentado como «el mejor robot inteligente para casa», Robelf permite desde grabar momentos familiares a ser el tutor de tu hijo con lecciones que puedes programar de antemano. Su sistema de reconocimiento facial hace que reconozca a cualquier persona, adecuando su lenguaje a la edad.

Se puede conectar a otros dispositivos de la casa y mostrar imágenes a través de su pantalla (además de poseer una imagen humanoide que, aunque vista en directo pueda llegar a intimidar, está pensada para que sea amigable con los más pequeños).

Sus ruedas hacen que se pueda desplazar por toda la casa -pero sin chocarse o caerse por las escaleras, porque tiene un sistema de infrarrojos que le permiten controlar el espacio-, y además cuenta con inteligencia artificial que se alimenta de los datos que recoge día a día. Por supuesto, se controla a través del «smartphone» y también puede hacer la función de guardar de tu casa.

Sensores para no perder maletas o perros

Además de móviles y tabletas, Alcatel quiere ampliar su mercado con nuevas soluciones. En concreto, han llevado al MWC el dispositivo Move Track, que con una forma parecida a los marcadores de maletas, pero al que se le puede incorporar una tarjeta SIM, sirve para tener una localización continua de, por ejemplo, una maleta, tu mascota o una bicicleta de uso público.

El desarrollo de la tecnología 5G será un revulsivo para este tipo de dispositivos, y Alcatel ya planea adaptarla a una correa de reloj especial para niños y que su ubicación aparezca en el smartphone de sus padres a través de una aplicación.

La comba inteligente y el pedestal con Wifi

«La evolución de un clásico» es la frase con la que se presenta Tangram Factory, una compañía que ha presentado en el MWC la evolución de su «comba inteligente» que ya presentó en 2015, pero que ahora viene en una versión mejorada con su propia aplicación móvil y una plataforma (cuyo lanzamiento aún no se ha hecho efectivo, pero del que ya tienen un prototipo).

Se trata de una comba al uso (de las de toda la vida) pero equipada con unos mangos provistos de un sensor que nos indica el número de saltos que llevamos, el tiempo que hemos gastado en este ejercicio o las calorías quemadas. Además, la «cuerda» está provista por unos LEDs que parpadean y pueden representar el giro hacia delante.

Por su parte, la aplicación móvil, además de ofrecernos la información sobre nuestra actividad, nos propone retos e incluso tiene un apartado para competir con nuestros amigos. En camino se encuentra ya la plataforma de salto «Smart scale», que medirá de forma precisa todos los movimientos de nuestro cuerpo y transmitirá vía Wifi los resultados.