El bitcóin vivió este lunes su primera jornada completa de operaciones en un mercado de futuros, en medio de una creciente popularidad que ha elevado el valor de la criptomoneda a niveles nunca vistos desde su creación, en 2009, y de dudas respecto a su fiabilidad.

Los contratos futuros del bitcóin, que se negocian a uno, dos o tres meses, comenzaron a ofrecerse el domingo a las 17.00 hora local en el mercado CBOE de Chicago con un precio de 15 mil dólares, según indicó la plataforma en un comunicado, y llegaron a 19 mil 330 dólares durante el lunes.

Tras casi 16 horas de operaciones nocturnas que ralentizaron la plataforma digital, una veintena de firmas había negociado 3.001 contratos de la criptomoneda a la mitad de esta primera jornada, que ha acaparado la atención de los analistas.

“Nuestro mercado regulado ha experimentado una apertura operacional fluida y mercados ordenados durante la sesión comercial de la noche. Esperamos el crecimiento de este nuevo mercado de derivados”, indicó el presidente y consejero delegado de la plataforma, Ed Tilly, quien consideró el lanzamiento un “éxito”.

Los contratos con más demanda fueron los que expiran en enero y al cierre de Wall Street cambiaban de manos a un precio de 18 mil 530 dólares, aunque los futuros de marzo ostentaban el precio más alto intradía, de 19 mil 330 dólares, según datos de CBOE.

Los inversores consideraron que el volumen de negociaciones está siendo ligero en el debut, algo que, según explicó a CNBC el operador Bobby Cho, de la firma de intercambio de bitcoines Cumberland, se debe a un “acceso limitado” al mercado por parte de los corredores a sus clientes.

Al fin y al cabo, se trata de un mercado relativamente pequeño, ya que las operaciones del primer día se estiman en más de 50 millones de dólares y la capitalización del bitcóin es de unos 280 mil millones.

En comparación con la tendencia al alza de los futuros del bitcóin que irrumpieron hoy en el mercado, el precio de la criptomoneda subía también este lunes y al cierre de la bolsa marcó otro récord, superando los 17 mil dólares.

La criptomoneda, basada en la tecnología descentralizada “blockchain”, comenzó este año por debajo de los mil dólares y ha incrementado su valor a un ritmo más acelerado en los últimos días, antes de su entrada en un mercado regularizado.

Cameron Winklevoss, que ha amasado una fortuna en bitcoines junto a su hermano Tyler y que dirige la plataforma de intercambio Gemini, utilizada por CBOE, declaró antes del debut de los futuros que la criptomoneda tiene un largo recorrido y cree que alterará el precio del oro.

En este sentido, algunos analistas señalaron a CNBC que el rápido crecimiento de las criptomonedas puede estar afectando a las inversiones en oro y en bonos de deuda pública, que han caído esta semana a la vez cuando habitualmente suelen evolucionar en sentidos opuestos.

Pese a todo, el bitcóin sigue generando dudas entre los expertos, que advierten de que forma parte de una burbuja por su volatilidad, fruto de numerosas transacciones que han colapsado esta semana las casas de cambio y, este lunes, la plataforma de CBOE en varias ocasiones tras el lanzamiento de los futuros.

Uno de los mayores críticos del bitcóin, el consejero delegado de JPMorgan, Jamie Dimon, dio el brazo a torcer esta semana y aunque dijo considerarse todavía “escéptico”, matizó que vería con “mente abierta” las criptomonedas si se controlaban y regulaban adecuadamente.

CBOE es la primera firma que está ofreciendo un mercado de futuros de bitcóin, pero el 18 de diciembre le seguirá la compañía CME, la plataforma de derivados financieros más importante de Estados Unidos, y para el año 2018 el Nasdaq ha anunciado que tiene las mismas intenciones.

Con información de El Periódico