Qualcomm anunció acuerdos para suministrar chips a los fabricantes de automóviles Volvo Group, Honda Motor y Renault, acelerando su impulso para asociarse con empresas automotrices que están digitalizando sus líneas de productos.

La compañía de San Diego, California, una vez conocida por sus chips de teléfonos móviles, ha creado una gama de ofertas automotrices, desde cerebros de automóviles autónomos hasta chips que operan paneles digitales y sistemas de información y entretenimiento.

Pero todos los chips tienen el mismo objetivo de ayudar a los fabricantes de automóviles a transformar sus vehículos en computadoras móviles que se pueden actualizar por aire con actualizaciones pagas que generan ingresos para los fabricantes de automóviles mucho después de que un vehículo ha dejado los lotes de los concesionarios, un modelo comercial iniciado por Tesla.

En el Consumer Electronics Show en Las Vegas, Qualcomm dijo que había llegado a un acuerdo con las marcas Volvo y Polestar respaldadas por Geely Holding para utilizar los chips «Snapdragon Cockpit» de Qualcomm y un sistema operativo Google para vehículos a partir de finales de este año.

El acuerdo permitirá que el SUV eléctrico de Volvo, que comenzará la producción este año, aproveche el uso de manos libres del Asistente de Google y la navegación con Google Maps. Las empresas dijeron que las futuras actualizaciones se enviarán por aire.

Qualcomm también dijo que Honda comenzará a usar sus chips de «cabina» en vehículos que llegarán a las carreteras en 2023. Qualcomm también dijo que Renault acordó usar su tecnología automotriz, pero no dio detalles de qué chips o cuándo llegarían los vehículos que los usan.

Qualcomm dijo el martes que ha creado un nuevo chip y sistema para visión por computadora, que usa cámaras en el automóvil e inteligencia artificial para ayudar con funciones de seguridad como el control automático de carril. El nuevo «Snapdragon Ride Vision System» utiliza software de Arriver, que fue parte de la compra de Qualcomm por 4.500 millones de dólares de la firma de tecnología automotriz Veoneer el año pasado.

(Reuters) –