Aunque ya tienen aproximadamente dos años en el mercado, los asistentes de voz han tenido un crecimiento relativamente estable pero aún en el 2018 es un tipo de tecnología que tiene mucho campo por ganar dentro del merado de consumo. No obstante, la IFA 2018 parece un puente idóneo para mostrar que al menos en lo que resta de año y comienzo del próximo, su cercanía con el público será mucho más notable.

Si bien este tipo de sistemas están presentes en cada vez más dispositivos y lenguas, todavía no han logrado seducido por completo al consumidor, “Los asistentes virtuales llegarán a una fase de adopción por el gran público en dos o cinco años”, predice Mike J. Walker, vicepresidente de investigación en el gabinete Gartner, desde el salón de electrónica IFA de Berlín.

En declaraciones ofrecidas a la agencia AFP, Gartner, señala que, de momento, esta tecnología atraviesa por un periodo “entre la espera o la excitación”, que en otros casos vino acompañado por un momento posterior de democratización de la tecnología.

A pesar de este gran aumento de la oferta, los usuarios se confrontan al uso complejo de estos dispositivos, “Los primeros usuarios no disponen de las indicaciones suficientes para personalizar y optimizar” los asistentes de voz, lamentan desde el gabinete Gartner.

El gran abanico de posibilidades de estos consejeros virtuales resulta, de momento, poco accesibles para el gran público, que sólo los utiliza como un motor de búsqueda que responde ante las órdenes de voz. Pocos se atreven a utilizar otras funcionalidades, como comprar a través de internet con un asistente vocal.

Pero más allá de estas limitantes, como se menciona arriba, la IFA es una señal que la tendencia podría acelerarse un poco en un futuro cercano. En el salón de Berlín, cada compañía presume de su asistente vocal, como Amazon con el Alexa, Apple con el Siri, Microsoft con Cortana.

La competición tecnológica está concentrada en la implantación de este dispositivo, a través de una integración directa del asistente de voz en el aparato (integración nativa) o incluyéndolo a través de un adaptador, como Google Chrome.

Actualmente, varias son las ofertas de mercado con los altavoces con voz. De hecho, los altavoces son uno de los dispositivos en los que más progresó la tecnología de los asistentes de voz. Hasta finales de 2018 se venderán más de 100 millones de altavoces conectados, lo que representa más del doble que el año pasado, según el gabinete Canalys.

Panasonic posee en su familia de artefactos, los aire acondicionado o los televisores donde ya se encienden y apagan a través de un comando de voz, por ejemplo, diciendo “buenas noches” o “ya he vuelto”.

El fabricante Harman Kardon presentó en la feria de Berlín un altavoz vertical, de más de un metro de alto, equipado con un asistente de voz de Google para escuchar música en alta definición.

La mayoría de los auriculares y cascos para escuchar música que salieron a la venta este año ya podían conectarse a asistentes de voz y así poder cambiar de canción sin tener que tocar la pantalla del teléfono móvil.

GOOGLE DA UN PASO ADELANTE EN LA IFA

Otra barrera con la que se confrontan los usuarios de los asistentes virtuales es el idioma. Pero los fabricantes trabajan para superarlo. Google anunció este viernes en el salón que lanzó su primera versión bilingüe de su asistente de voz, que entenderá dos idiomas distintos al mismo tiempo, entre los cuales se podrá seleccionar el inglés, el español, el alemán, el francés, el italiano y el japonés.

Si el pasado año era Alexa la que acaparaba todos los flashes, en esta ocasión Google Assistant será la que reciba todas las atenciones de los asistentes. Este 2018 se presenta como el año de la verdadera expansión del sistema a más dispositivos que los smartphones, un movimiento con el que puede adelantar por la derecha a su principal rival, Alexa.

En esa batalla de mercado, Google se encuentra en la mejor posición para superar los 12.000 dispositivos que ya disponen de Alexa. La ventaja del imperio de las búsquedas reside en su capacidad para integrar a los usuarios en un nuevo y completo ecosistema basado en la conversación bidireccional y el intercambio de datos.

Cuanto más sabe Google del consumidor, más útil se vuelve el sistema y, teniendo en cuenta el masivo uso de servicios como Gmail, Maps, YouTube o Chrome, la tecnológica parte con ventaja.

Su capacidad y potencial, dada la enorme cantidad de información que recaba de los usuarios y las bajas barreras de entrada en términos de privacidad aumentan el atractivo de Google Assistant para los fabricantes.