Joaquín Sabina alcanza los setenta años este 12 de febrero. Cantautor, poeta y pintor español; la vida de este genio daría para una película que rompería las taquillas. Siempre en el límite entre realidad y leyenda urbana, y con anécdotas increíbles.

De esos 70, cuarenta los cumple como cantautor, ha cosechado veintitantos álbumes y varios libros de poemas dedicados a la vida, a la calle, al desamor, al olvido, pero siempre, como en su vida íntima, la mujer tiene un lugar imprescindible, protagónico.

Estudió Filología Románica, su ideología izquierdista lo llevó a relacionarse con movimientos contrarios al régimen franquista, y a su padre – que era comisario en Úbeda, le dieron la orden de detenerlo por pertenecer al Partido Comunista. Por esos años se vio obligado a exiliarse, y tomó a Londres, como su segundo hogar, en donde al principio vivió como okupa.

Su vida está plagada de anécdotas e historias, indudable material para su prolífico repertorio. En 2001 sufrió un leve infarto cerebral que puso su vida en peligro, recuperándose unas pocas semanas más tarde sin sufrir secuelas físicas, pero el incidente influyó en su forma de pensar y se vio inmerso en una importante depresión, lo que le llevó a abandonar los escenarios un tiempo.

Aunque de vez en cuando tiene episodios de pánico, sigue llenado escenarios y fascinando a su público… Grande Joaquín!