La crisis en el sector turístico que trajo la pandemia de Covid-19 destruyó en sólo seis semanas el trabajo de 12 años que le tomó a Airbnb consolidarse, dijo Brian Chesky, CEO de la plataforma de hospedajes.

“Tardamos 12 años en construir Airbnb y lo perdimos casi todo en cosa de cuatro a seis semanas”, dijo el directivo.