Es el viejo truco de la economía; prescindir de una marca tóxica y centrarse en una nueva a la que no se le puede asociar los vínculos erróneos del pasado. La consultora Cambridge Analytica, que ha estado detrás de la masiva filtración de datos a través de Facebook, ha anunciado el cierre de su actividad, pero los responsables e inversores del proyecto han iniciado su andadura profesional bajo un nuevo paraguas, Emerdata.

Según informe el medio «The Register» y consta en el registro mercantil británico consultado por este diario, Emerdata se creó oficialmente en agosto del pasado año, pero en las últimas semanas se ha constituido un nuevo equipo directivo y ha acelerado sus actividades.

Según se describe, la empresa se encarga del procesamiento y análisis de datos. Y en ella están involucrados el director de datos y el presidente de la empresa matriz de Cambridge Analytica, SCL Group. Su sede central en Londres se encuentra en el mismo edificio que Cambridge Analytica.

«El asedio de la cobertura mediática ha espantado virtualmente a todos los clientes y proveedores», explicaron fuentes Cambridge Analytica en un comunicado en el que defendieron que sus empleados actuaron de forma «ética y legal» en todo momento.

La consultora a adquirió esa base de datos personales a través de un cuestionario en Facebook desarrollado por un investigador independiente, Alexander Kogan. Recientemente, Alexander Nix, hasta ahora consejero delegad de Cambridge Analytica, presentó su dimisión.

«Durante los últimos meses, Cambridge Analytica ha sido objeto de numerosas acusaciones infundadas y, a pesar de los esfuerzos de la compañía para corregir este rumbo, ha sido criticada por unas actividades que no solo son legales, sino también ampliamente aceptadas como un estándar dentro la publicidad online tanto en el ámbito político como en el comercial», añadieron las mismas fuentes.

Aunque Cambridge Analytica ha asegurado que se está retirando del mercado en EE.UU. y el Reino Unido, ya existen diversos indicios de que el mismo equipo ha iniciado nuevas actividades bajo una nueva compañía.

Un detalle que no ha pasado desapercibido es el hecho que Alexander Taylor -anterior director ejecutivo de Cambridge Analytica- fue nombrado director de Emerdata el pasado 28 de marzo cuando ya había explotado el escándalo de la filtración de datos.

A su vez, recuerdan los medios especializados, Julian Wheatland tiene otro cargo importante dentro de Emerdata después de ostentar cargos de alta dirección dentro de la matriz SCL. La junta directiva de Emerdata incluye a Jennifer Mercer y Rebekah Mercer, hijas del multimillonario Robert Mercer, principal inversor de Cambridge Analytica.