Permítanme comenzar esta nota con una impresión muy personal, pues, tengo años con la impresión que el otro gigante surcoreano tiene al mercado de la región como un mercado de segunda.

Eso o no se han enterado que el tema de los “mini”, recortados en tamaño y, sobre todo, en prestaciones, ya no cala en el consumidor. Porque, con ese nombre, LG evoca a una versión de su buque insignia, el G7 ThinQ, enfocada en la actividad física y un consumidor poco informado caería pensando que el equipo tiene una serie de sensores de rastreo de actividad física, o un medidor de pulso cardíaco como el que tienen los Samsung desde el Galaxy S5… pero no, no es eso.

Antes de hablar de este anuncio, vayamos atrás un par de años. Cuando LG empezó este camino exploratorio que lo trajo a su lenguaje actual de diseño, estaban explorando la modularidad con su buque insignia, el LG G5. La fanfarria de todo lanzamiento en el mercado de la telefonía móvil veía con una triste nota al pie de página para la América Latina: La versión del G5 que venía a nuestros mercados tendría un procesador de gama media, el Snapdragon 652 y 3GB en vez de 4, sin mayor explicación. Afortunadamente, a pesar de los rumores, el G6 vino completo.

Ahora, en vez de diseñar un terminal de gama media propiamente dicho, se amarran de la marca de su buque insignia y ofrecen una versión recortada a la América Latina. El reporte de WebAdictos lo revisa como una gran novedad, aunque su procesador, el Snapdragon 821, sea de la segunda mitad del 2016. El resto de las prestaciones van de acuerdo a lo que se espera de un gama media-alta, desde los 4GB de RAM, la cámara sencilla de 16 megapixeles, la pantalla QuadHD+ de 6 pulgadas y, por supuesto, el bendito “notch”.

Si no fuese por el tema del nombre, este equipo pasara, sin problemas, como uno más del competitivo segmento en torno a los 400 dólares. Igual, no la tiene fácil, pues es el segmento donde está el Pocophone F1 de Xiaomi, el Nokia 7 Plus y el potente Honor Play, equipos que se ven más atractivos en el papel.

En fin, ¿cuál es la oferta de valor del otro gigante surcoreano? Habrá que esperar a ver. Personalmente, creo que el G7 One, otro “recortado”, al menos tiene el atractivo de ser parte del programa Android One y, sólo por eso, una mejor oferta.