En el mundo de la tecnología nada es estático y lo que hoy parece novedoso mañana muchas veces al día siguiente es superado. Las pantallas y resoluciones para la difusión de contenidos son uno de esos rubros que constantemente están mostrando al público progresos, aunque no vayan a ser lanzados al mercado aún.

Tal es el caso de LG que dio uno de los primeros pasos en la IFA 2018 la feria tecnológica más importante de Europa, al exhibir un producto altamente futurista con su televisor 8K el primero del mundo con panel OLED con el que demuestra su interés por liderar el mercado Ultra-Premium.

Aunque en términos reales aún es lejano el poder tenerlo a disposición del consumidor, igual el fabricante asiático quiso dar una muestra de que esperan atacar el sector de los dispositivos de gama alta con este modelo de 88 pulgadas poseedor de 33 millones de píxeles autoluminiscentes, que reproducen el negro puro exclusivo de los paneles OLED TV y ofrecen un elevado contraste.

Actualmente, la tendencia del sector se maneja en base a la tecnología 4K pero si bien es cierto que existen multitud de televisores, monitores o portátiles que ofrecen soporte para disfrutar de esta resolución, por otro lado hay una oferta limitada de contenidos. Aún así, la compañía coreana trata ya de adelantarse en el tiempo y enseñar parte de sus progresos.

El OLED es superior a otros paneles porque no enciende los píxeles cuando estos deben representar el color negro, haciendo que las zonas oscuras sean mucho más profundas y realistas y ahorrando energía, ya de paso. Es el motivo por el que las TV y los móviles premium cuentan con estos paneles, muy costosos y cuya producción está prácticamente controlada por Sharp, LG y Samsung.

Aunque el mercado de 8K está todavía en un estadio muy temprano, se espera que crezca en más de 5 millones de unidades en 2022.

La compañía explicó en el marco del evento que, sin dejar a un lado los avances realizados en el campo LCD, la tecnología OLED ha sido definida desde el principio como la “siguiente generación tecnológica en pantallas”, al basarse en la autoluminiscencia de sus pixeles y al eliminar la necesidad de cualquier clase de iluminación trasera.

“El primer televisor OLED 8K supone un hito en el campo de la tecnología de pantallas y representa su evolución. Si los televisores OLED 4K ya revolucionaron la industria de la televisión, el OLED 8K de LG hará lo mismo ahora”, ha señalado Brian Kwon, Presidente de LG Home Entertainment Company.

Con 7680 x 4320 como resolución, la propia marca califica a este televisor como una gama “ultra premium”, destinada al público más exclusivo y cuyo crecimiento será exponencial.

Pese a haber sido presentada y expuesta, al menos por el momento no hay fecha de lanzamiento ni precio para este TV 8K OLED de LG.