El pasado fin de semana la cadena HBO, transmitió para Latinoamérica un polémico documental basado en las acusaciones de pedofilia que persiguieron al astro del pop, Michael Jackson a lo largo de su carrera.

Leaving Neverland, es el nombre del proyecto dirigido por Dan Reed. La producción ha generado controversia en el mundo entero, incluso emisoras canadienses han decidido suspender la reproducción de canciones de Michael, hasta nuevo aviso por respeto a sus supuestas víctimas.

Para la audiencia en general, no ha sido fácil digerir el contenido de la producción cinematográfica, ya que está plagada de imágenes y testimonios perturbadores que han logrado replantear en más de un fanático, su admiración por el legendario Rey del Pop.

Durante cuatro horas, James Safechuck y Wade Robson, relatan su experiencia tras conocer al ídolo. Sus historias incluyen detalles que retratan a Jackson como un depredador sexual, que abusó de ambos durante su infancia y adolescencia.

La descripción de los abusos, deja en el ambiente varias consideraciones que cuestionan la responsabilidad de los padres de las víctimas y ponen al descubierto las estrategias de Michael, para seducir a los pequeños y a sus progenitores.

A continuación algunos detalles sórdidos de Dejando Neverland:

¿Cómo los padres permitieron que un adulto de 34 años durmiera con sus hijos menores de 10 en la misma cama?

Según el documental, Michael Jackson se encargaba de ganarse la confianza de los progenitores de sus víctimas, haciéndoles cumplidos, halagos e incluso costosos obsequios, como casas, viajes y estadías en hoteles exclusivos; de esta forma, el artista lograba que los padres permitieran que  sus pequeños, pernoctaran con él en su alcoba sin generar sospechas.

Las madres de ambas víctimas, evidencian con sus testimonios el arrepentimiento por haber fallado en la misión de proteger a sus hijos, para seguir el mundo de lujos y fantasías ofrecido por Jackson.

La retorcida ceremonia de compromiso entre Michael y una de sus víctimas

Uno de los peores momentos del documental, es sin duda el relato de James Safechuck, describiendo una retorcida suerte de ceremonia nupcial, oficiada por Michael en una de las habitaciones del Rancho Neverland.

Según Safechuck, el cantante utilizaba pequeñas piezas de joyería, que adquiría bajo la excusa de ser para una amiga de manos chicas, y se las otorgaba a él cuando niño, como símbolo de una unión amorosa eterna.

El Rancho Neverland: un señuelo perfecto para abusar de los chicos

La finca de 3.000 acres que Michael Jackson atesoraba como su propiedad más preciada, fue descrita por las víctimas con una exactitud escalofriante. Ambos relataron que lejos de ser un paraíso soñado, Neverland, fue el escenario de abusos sostenidos, donde era común conseguir pornografía en cualquier esquina.

Según Wade Robson y James Safechuck, Michael se las ingeniaba para hospedar a sus madres en las alas más lejanas de la propiedad e incluso utilizaba campanillas, para alertar con su sonido, la presencia de los criados o cualquier otra persona que se acercara a las habitaciones mientras él estaba con los niños.

¿Por qué las víctimas esperaron tanto tiempo para contar sus historias?

Robson y Safechuck atribuyen su silencio a las constantes manipulaciones ejercidas por Michael. Durante años, se sintieron obligados a declarar a favor de su victimario en juicios y lo que de pequeños entendieron como una relación de amor o amistad especial, de adultos les ha acarreado severos problemas.
Lidiar con los recuerdos de reiterados abusos sexuales, ha provocado en los protagonistas de esta historia severas depresiones, alcoholismo, familias rotas y relaciones disfuncionales.

Las secuelas del documental han desencadenado toda una ola de escándalos. Paris Jackson, la hija del fallecido cantante, ha tenido que desmentir en días recientes, los rumores de un supuesto intento de suicidio provocado por la emisión de la cinta.

Futuras reacciones ante el documental, podrían poner en peligro la marca comercial que aún representa Michael Jackson para la industria del espectáculo.